Buscar este blog

miércoles, 30 de septiembre de 2020

ELLA SONRIÓ


Fue en Madrid. Un hueco en nuestras agendas había permitido que pudiéramos vernos. Decidimos ir a tomar algo y después a un concierto de Los Secretos, un grupo que nos encanta. Es la banda sonora de nuestras vidas, ¿verdad gallego?. Me dijo ella. Me llama así cariñosamente, no viene al caso explicar el porqué. Las canciones de Los Secretosnos llevan al primer beso la primera vez que nos declaramos, a ese desengaño amoroso, al primer amor de nuestra juventud Como dice ella nos han acompañado en momentos especiales de nuestras vidas.

Haciendo tiempo hasta que empezara el concierto,nos pusimos al día de nuestras cosas.Hablamos de las canciones de este grupo. Salieron en la conversación:"Déjame", "Agárrate a mí María", "Otra tarde"Nos habían acompañado desde la adolescencia hasta nuestra madurez. Decir que por ella parece que no pasan los años, se mantiene vital, preciosa y su sonrisa te contagia el optimismo, por eso me gusta tanto verla sonreír.

En el concierto cantamos, bailamos y reímos, en esto cantaron la canción Pero a tu lado, ella me miró y sonrió pues era la canción preferida de ambos, no nos habíamos puesto de acuerdo en ello, a los dos nos gustaba.

Otra vez Los Secretos“ habían estado en un momentos precioso de mi vida, la noche continuó y ella me siguió regalando sonrisas.

 

Alberto López Escuer


domingo, 27 de septiembre de 2020

LA PRESUNCION DE INOCENCIA

 



 

La presunción de inocencia en el ámbito de los derechos humanos. ... Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en un juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias a su defensa.

-Wikipedia-

La presunción de inocencia ante un delito va por barrios, o mejor dicho por personas. Si tienes posición, dinero y poder la presunción de inocencia va contigo, sin embargo si eres un emigrante, un pobre o un ciudadano normal y corriente, no te suele acompañar, vamos, que eres culpable hasta que no demuestres lo contrario.

Hace poco el rey emérito Juan Carlos I se ha visto involucrado en unos negocios y transacciones de dinero poco clara, faltó tiempo a los periodistas y políticos a invocar la presunción de inocencia del monarca, cosa que me parece bien, lo defendían a capa y espada, no dejaban opción a que se deslizara ni un comentario sobre la posible culpabilidad de Juan Carlos. Me gustaría que con todas las personas se obrara igual. Algunas se ven acosadas por juicios paralelos de una sociedad que las linchan desde cualquier medio, ahora con las redes sociales los cobardes que no se atreven a decir las cosas a la cara tienen el medio adecuado para hacer daño y no ser valientes, aunque no tengan ningún dato de la culpabilidad o no.

A los mismos periodistas y politicos que defienden la inocencia del Rey Emérito - no tengo elementos para saber si es culpable o inocente por eso no me pronuncio  sobre este tema, son los jueces quienes tienen que determinar su culpabilidad o no -. Deberían hacer lo mismo con todas las personas, pero parece que se les olvida y a algunas las despellejan.

La sociedad tampoco tiene misericordia con ciertas personas. Como le oí decir a un ministro -no recuerdo su nombre-. "Algunas personas se enfrentan al juicio en sede judicial pero también al juicio de la calle". No le falta razón, la presunción de inocencia para algunos es una quimera inalcanzable. Si después de haber sido vilipendiados resulta que son inocentes, nadie les pedirá disculpas, los vilipendiadores mirarán a otro lado y buscarán a otra presa que devorar con sus afiladas palabras.

 

Alberto López Escuer

 

jueves, 24 de septiembre de 2020

EL PRACTICANTE

 


 


De la mano de la plataforma Netflix nos llega esta película.Ángel (Mario Casas) trabaja como técnico de urgencias sanitarias en una ambulancia. En una de sus salidas sufren un accidente y  su vida cambia radicalmente, también la relación con su pareja Vane (Déborah François) empieza a resquebrajarse

Con este argumento su director Carles Torras consigue construir un Thriller solvente y de gran calidad, que no da un segundo de respiro a los espectadores. En él se viven momentos de gran dureza que vienen de la mano de su protagonista.

Cuenta con una impecable interpretación de Mario Casas cuya evolución y consolidación como un gran actor es espectacular, sus últimostítulosasí lo confirman. Sabe escoger los personajes y lejos de encasillarse se plantea en cada una de sus interpretaciones un reto interpretativo, consiguiendo hacerse grande en cada una de ellas. Lejos queda aquel actor que comenzaba y era ídolo de las adolescentes, ahora es un actor maduro con buenas películas a sus espaldas.

Ángel el personaje que interpreta en esta película, es una persona donde convergen los celos, el egocentrismo, la sed de venganza  y la maldad en estado puro. Hombre gris, asocial, muy desagradable, sin escrúpulos, tirano con su esposa, Vane -qué buena interpretación la de Déborah François-.

La maldad de Ángel no tiene límites, nada se le pone por delante hasta conseguir lo que se propone. El practicante contiene escenas que dan la medida de lo que puede llegar a hacer un hombre como el personaje que interpreta Mario Casas. No tiene ningún tipo de remordimiento, tiene claro lo que quiere conseguir cueste lo que cueste.

Una buena película que no deja indiferente a quien la ve.

 

Alberto López Escuer

 

 

martes, 22 de septiembre de 2020

APORTAR VIDA A LA VIDA

 



 

La expresión que da título a este artículo se la oí decir al capellán de la cárcel de Pamplona Javier Arbilla, me pareció una lección condensada en una frase. Javier visita a personas que viven el dolor en primera persona, pero son algunos de ellos los que aportan vida a la vida con sus ganas de reinserción, con la sonrisa cuando viven situaciones difíciles -que son muchas día a día-. Viven el juicio de la Justicia pero también el paralelo que no les da la mínima oportunidad, eso de la presunción de inocencia solo vale para los que tienen dinero o posición, para los demás si no tienes posibles es una entelequia. Eso de que todos somos iguales ante la ley va a ser que no, pero esto daría para varios artículos y la temática de este artículo es otra.

Javier les dice la palabra oportuna, el consuelo que necesitan, los mira a los ojos, no le importan sus delitos, ve a la persona que tiene delante, la acoge, la escucha y le dedica lo más valioso que tiene una persona que no es otra cosa que su tiempo. Una gran labor la de Javier. Persona humilde, su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda.

También algunos de los reclusos aportan vida a la vida con su actitud positiva ante las dificultades.

Mejor nos iría a todos si nuestra existencia la dedicáramos a sumar y no a restar, si nos dejáramos de ser unos egocéntricos, poniendo nuestros talentos al servicio a los demás. Que abundara en nuestra vida más la sonrisa que la queja, dejando al lado el “yoísmo” para dar paso al “nosotrismo.

La vida es para vivirla no para matarla poco a poco con discusiones que desgastan y no conducen a ningún sitio, tampoco en poner palos en las ruedas de las personas que aportan, pero como somos envidiosos no queremos reconocerlo. La vida es corta y, vamos a vivirla, esta frase la pronunció la humorista Paz Padilla tras el fallecimiento de su marido, al que se dedicó a cuidar en  los últimos años de su vida, dándole todo el amor que pudo, que fue mucho.

Paz dio un testimonio precioso con su actitud ante la muerte del amor de su vida. Aunque rota por dentro supo gestionar ese dolor de una forma maravillosa, cada uno transmite lo que vive y Paz Padilla transmitió vida, amor y compromiso ante un acontecimiento tan duro.

En nuestro camino vital donde menos lo esperas, pueden salir a tu encuentro seres de luz que hagan ver el lado azul de la vida, basado en experiencias que, lejos de la sensiblería, son profundas y llenas de vida.  

Aportar vida a la vida y la vida es corta, hay que vivirla. Gracias a Paz y a Javier que ellos son seres de luz  y bien lo demuestran en su día a día.

Son dos frases que voy a incorporar a mi proyecto de vida. Vale la pena ponerlas en práctica, son bellas lecciones que te hacen mejor persona y te ayudan a pasar por la vida haciendo el bien.

 

Alberto López Escuer

domingo, 20 de septiembre de 2020

LA CULTURA NO PUEDE NI DEBE MORIR

 



El mundo de la cultura es posible por personas que creen en ella, que se esfuerzan por difundirla, pero también esas personas son padres, hermanos, hijos que tienen que comer,  como todo el mundo, y donde hay meses que no ganan un euro. No todos, ni mucho menos, pisan alfombras rojas, ganan premios y sus contratos son millonarios.

La cultura es su forma de vida, en estos momentos esa vida está en precario. Fueron los primeros que tuvieron  que dejar de trabajar cuando se declaró el estado de alarma y los últimos en hacerlo cuando nos adentramos en la llamada nueva normalidad, aunque para ellos de nueva nada. Como siempre su normalidad es pelear por su trabajo, que no siempre es reconocido. Para ellos su nueva normalidad es la normalidad de siempre, nada nuevo bajo el sol.

Son actores, actrices, técnicos, acomodadores, jefes de sala...y un sinfín de personas, que viven o en algunos casos malviven de la cultura, teniendo que tener como ellos llaman un trabajo alimenticio para pode subsistir, pues no ganan lo suficiente con lo que ellos aman y para lo que se han preparado.

En nuestro país está claro que no se cuida al mundo de la cultura. En estos meses de confinamientohemos visto películas, leído libros, escuchado conciertos, visto series...Todo ello son acontecimientos culturales que nos han ayudado a seguir adelante. Los artistas siempre son los paganos de las crisis de la sociedad, sea del tipo que sea, son a los últimosa los que se pide opinión, si se les pide, claro que no siempre se hace.

Todas las personas que trabajan en el mundo de la cultura no viven del aire, comen, se visten, pagan hipotecas y no siempre pueden hacerlo, viven en un sin vivir, permitidme esta expresión que para mí es tan clara de la situación en la que se encuentran muchos de nuestros artistas.

Como decía Miguel de Unamuno:

"lo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe... Sólo la cultura da libertad... No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas; no la de pensar, sino dad pensamiento. La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura"

La cultura nos ha hecho libres, nos ha dado unas alas para volar en nuestra vida. Nos ha ayudado a pensar -tal vez a algunos dirigentes políticos no les parezca adecuado, por eso detestan tanto el mundo de  la cultura.

La cultura no puede ni debe morir, debemos cuidarla y la mejor manera de hacerlo es ayudando a los que hacen de ella su modo de vida.

 

Alberto López Escuer

 

jueves, 17 de septiembre de 2020

POSTALES DEL ESTE


 

En septiembre de 1943, Ella llega prisionera al campo de concentración  de mujeres de Auschwitz. Su buena caligrafía y el dominio de varios idiomas captan la atención de la SS. Maria Mandel, apodada la Bestia, se incorpora como copista en la Orquesta de Mujeres. Cuarenta años después Bella la hija de Ella recibe una caja de postales de su madre recién fallecida. Es el momento y la hora de saber la verdad.

Reyes Monforte nos muestra de lo que es capaz la maldad humana. Coincidiendo con el 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, nos ofrece una fotografía de la barbarie que se vivió en ese campo de exterminio, donde la vida de los prisioneros no valía nada y sus captores disfrutaban matando de las maneras más crueles, que no se pueden ni imaginar. Monforte combina perfectamente la realidad y la ficción. Por sus páginas desfilan personajes históricos como Josef Mengele -el ángel de la muerte-, Heinrich Himmler, Irma Grese-el ángel rubio- ,Ana Frank, María Mandel- la Bestia-, o Alma Rosé.

Una obra que es muy dura por momentos, que muestra la brutalidad de los mandamases de Auschwitz, pero también entre tanta barbaridad hay un hueco para el amor, la ternura y la amistad.

Un libro donde la palabra escrita se muestra como una manera de resistencia y de liberación para los que son vejados constantemente. El miedo se instala en sus vidas. Muchos se dejan llevar hasta que mueren. La vida en ese campo - si se puede considerar vida lo que en ese lugar tenían-, dependía mucho del estado de ánimo con el que se levantaban los jefes del mismo-, se podía acabar de un día para otro solo por mirar a los ojos a un SS.

Reyes Monforte nos ofrece un libro ricamente documentado, que no deja indiferente, como he dicho algunas de sus páginas son durísimas, pero es un libro que todos y en especial los más venes deberían leer. No debe caer en el olvido la salvajada que fue el régimen nazi. Una gran obra la de Reyes Monforte.  

 

Alberto Lopez Escuer  


martes, 15 de septiembre de 2020

VIERNES, 13 DE MARZO 2020

 



 

Esta fecha marca un antes y un después en nuestras vidas. No podíamos imaginar, que nada sería lo mismo. Ese viernes 13 de marzo el gobierno declaró el Estado de Alarma Sanitaria, nunca antes se había decretado una situación así. El responsable de todo ello un virus bautizado como COVID-19, antes desconocido, vino de China, haciendo estragos en Europa, llegando a nuestro país de una manera imparable, miles de contagiados y muertos nos llevó a confinarnos en nuestras casas para intentar parar la pandemia.

Los sanitarios trabajaron hasta el límite de sus fuerzas, héroes con bata- aunque ellos no quieren serlo, lo fueron-.

Vivimos momentos difíciles, muy difíciles, todos conocíamos a alguien que tenía ese virus o que había fallecido. Un virus cruel donde los que fallecían en el hospital solo podían ver el rostro de un sanitario antes de fallecer, los familiares no podían asistirles por precaución.

Meses donde las calles quedaron vacías, los balcones y ventanas  fueron un lugar  de privilegio para ver la vida pasar, en ellos se cantó, se lloró, se celebraron cumpleaños...se aplaudió a nuestros sanitarios.

Mientras tanto nuestros políticos, concretamente la oposición, quiero ser justo, poniendo palos en las ruedas a cada decisión que el Gobierno tomaba, seguro que hubo equivocaciones por su parte, pero ninguno había vivido una situación como la que vivimos  desde ese mes de marzo.

Tras más de dos meses largos de confinamiento llegó la llamada desescalada, pudimos salir a la calle, volver a pasear.

La nueva normalidad, como así se llama a esta nueva etapa, nos ha dejado como herencia de los meses pasados, la distancia social, las mascarillas permanentemente puestas cuando estamos en la calle. Los abrazos a distancia y los besos de lejos.

Algunos han hecho caso omiso a las indicaciones que nos han marcado las autoridades sanitarias, el grado de tontería de ciertos seres humanos es infinito. Estos personajes han puesto en peligro a muchas personas, organizando botellones multitudinarios, fiestas en casas saltándose el límite permitido y otro tipo de barbaridades.

Se volvieron a abrir los teatros y cines con límites de espectadores, los partidos de fútbol se han jugado a puerta cerrada, los bares también han tenido límites de aforo... Mucho hemos cambiado, tanto a nivel personal como colectivo, muchas personas a mejor, otras a peor, seguirán siendo egoístas, egocéntricos e irresponsables parece que la pandemia no va con ellos.

Ha habido un antes y un después tras ese 13 de marzo del 2020.

 

Alberto López Escuer

domingo, 13 de septiembre de 2020

Silvia González Martínez: "Cuando te apasiona lo que haces, todo fluye, y eso creo que se nota"

 


Silvia González Martínez, es una periodista que esta a pie de calle, en contacto directo con las alegrías y las tristezas de las personas. Periodistas como Silvia nos han mantenido informados de la dura realidad que hemos vivido en los últimos meses.

 

¿Cuándo tuviste claro que querías estudiar Ciencias de la Información?

De pequeña ya me llamaban cariñosamente "locutora" en mi familia. Supongo que desde siempre quise dedicarme a algo relacionado con la comunicación. Cuando llegó el momento, lo tuve muy claro.

 

¿Cómo es Silvia como persona?

Creo que quizá lo que más me define es que soy una persona alegre y optimista.  Y, eso no es poco, en un trabajo en el que la realidad es difícil a veces de digerir, sobre todo, últimamente. Aunque cuando te apasiona lo que haces, todo fluye, y eso creo que se nota.

 

Durante la pandemia fuisteis un servicio esencial ¿Te sientes valorada en tu trabajo?

Creo que el Periodismo siempre es esencial. Durante estos meses se ha convertido en más necesario que nunca porque para muchos ciudadanos que no podían salir de su casa, éramos su única forma de conocer lo que estaba ocurriendo. Han sido momentos muy duros pero ha valido la pena.

 

¿Cómo es un día en tu vida?

Caótico. Nunca sabes qué te va a deparar la actualidad. Sabes a qué hora empieza tu jornada pero nunca cuándo va a terminar ni a dónde te va a conducir. Castilla y León es la región más grande de España y cada día es una aventura diferente.

 

¿De qué manera piensas que nos va a afectar la post pandemia?

Cada persona ha vivido esta situación de una forma muy diferente y personal. Confío en que todos hayamos aprendido algo.

 

¿Como estas viviendo la nueva normalidad?

Con cierta preocupación por la evolución de la pandemia y con mucho trabajo. Jornadas interminables, viajes eternos y mucha presencia en televisión.

 

¿Tu momento más difícil  profesionalmente? ¿Y el más agradable?

No podría quedarme con ninguno en particular pero hay muchos. Afortunadamente predominan  los agradables. Duros de contar son los sucesos, los que tienen que ver con el sufrimiento de las personas. Es difícil que no te afecten.

 

¿Cuáles han sido tus referentes en tu vida?

Sin duda, mi familia.

 

¿En qué piensas antes de salir en directo en la televisión?

Pienso poco. Trato de estar concentrada al máximo. Los directos son muy breves, el tiempo está medido y tienes que sintetizar mucho.

 

¿Cómo es un día en tu vida?

Con dos niños y este trabajo, mi vida es muy entretenida. Trato de hacerle hueco al deporte y a mis amigos. Soy muy afortunada, tengo muchos.

 

¿Con que sueñas Silvia?

Sueño mucho pero luego no me acuerdo.

 

 

Entrevista: Alberto López Escuer

 

EL MEDICO – EL MUSICAL-

  Adaptar la novela “El Medico” de Noah Gordon convirtiéndola en un musical era una empresa muy arriesgada, pero visto lo visto ha supera...